Saltar al contenido

Mercurio, dios de los viajes y del comercio

mercurio

Mercurio es el dios romano del comercio e incluso el origen de su nombre se relaciona a esta actividad ya que deriva del vocablo en latín “Merx” que quiere decir “Mercancia”.

Por otro lado, esta deidad fue también un punto importante en tiempos posteriores para artistas, como el escultor Artus Quellinus, que en el siglo XVII hizo una escultura de él con una bolsa de cordeles, alas en sus sandalias, y en compañía de un gallo y una cabra.

Esta escultura todavía permanece en el Ayuntamiento y Palacio Real de los Países Bajos.

Pero es obvio que cada elemento tiene un valor detrás. Aquí vas a poder conocer tanto la influencia de Mercurio para la mitología romana como el poder que todavía sigue teniendo en nuestra cultura.

Figura de Mercurio en Roma

El comercio en la antigua Roma era bien cuidado por una deidad denominada “Mercurios” que en español quiere decir Mercurio.

Su figura tiene mucha similitud con el mensajero de los dioses griegos, Hermes, quien tenía bajo su poder las relaciones comerciales que surgían en Atenas y sus alrededores.

Por otra parte, a Mercurio también se le consideraba como el encargado de la abundancia y según Ovidio, era responsable de llevar los sueños de Morfeo desde Somnus hasta la tierra para que los humanos pudiesen dormir.

Te puede interesar: Diana, diosa de la caza

El principal templo que fue edificado en su honor se ubicó en el Circo Máximo, justo entre el de Aventino y el Palatino. Fue construido en el año 495 a.C.

Además de ser un centro ideal para los comerciantes, también era un lugar recreativo pues en este se celebraban carreras en su enorme pista.

Ahora bien, incluso la ubicación de esta edificación fue bien pensada por los romanos debido a que se consideraba que Mercurio era un dios mediador, por lo tanto, quedaba perfecto ubicar su principal templo entre el Aventino, dedicado a divinidades foráneas, y el Palatino, donde nació Roma.

Antes del dios Mercurio

Se piensa que el origen de Mercurio es diferente a sus pares divinas. El motivo es que, en lugar de verse reflejado en las historias helénicas, tal cual sería el caso del griego Hermes, en realidad este surge de una deidad etrusca llamada Turms.

Fue hijo de Júpiter en conjunto con Maia Maiestas. No obstante, su historia surge de una manera particular ya que no es nombrado en los “Numena di indigentes”, que empezaron a recrear los primeros mitos de la civilización primitiva romana.

La primera vez que surge Mercurio es a través los escritos de “Dei Lucrii” cuando ya las creencias romanas habían tomado buena parte de las helénicas tras la fundación de la República, alrededor del siglo III a.C.

Mercurio estatua

Símbolos y atributos de Mercurio

Las representaciones de Mercurio eran muy similares a las del dios griego, Hermes, quien usaba sandalias aladas, denominadas talarias, un sombrero con alas y un caduceo, que es una vara con dos serpientes entrelazadas.

Otro símbolo que aparece de manera frecuente alrededor de su imagen es el gallo, que tiene como significado ser el heraldo de cada nuevo día. Aparte de este, también se le relaciona con la cabra o un cordero pues son símbolos de vida y fertilidad.

Descubre todo acerca de Minerva, la diosa de la sabiduría romana

Por último, pero no menos importante, está la tortuga que hace alusión a la leyenda de cómo Mercurio creó la lira a partir de un caparazón.

Templos en su honor

El templo en el Circo Máximo que está ubicado entre el Palatino y el Aventino fue una estructura construida en su honor durante el año 495 a.C. Este era el lugar ideal para adorar al dios del comercio y del viaje veloz, siendo también considerado como un punto especial para el comercio aparte de una pista de carreras.

De hecho, contaba con su propia mística. El Aventino estaba orientado a que los plebeyos pasearan y el Palatino era propio de los patricios, por lo que el centro de Mercurio servía de punto elemental en su plan mediador al estar situado en la mitad de ambos.

Mercurio y sus características

Entre las principales características de esta deidad en particular debemos entender que era considerado dios del comercio, y, además:

  • Protector de los comerciantes.
  • Orientador de los viajeros.
  • Cuidador de los pastores.

Así mismo, los romanos tenían la posibilidad de nombrarle de diferentes maneras. Bien podías invocar a Mercurius, a Merqurius, a Mirqurios o a Mircurios.

Mercurio es recordado como dios de la abundancia y del éxito comercial. Pero es en sitios especiales, pues en Galia resulta un ser mucho más especial y de culto que en cualquier otro lugar.

No obstante, no era el único poder con el que contaba. Los romanos le confiaban las almas de los fallecidos para que los guiara al más allá. También, según Ovidio, Mercurio era quien llevaba el mundo de los sueños de Morfeo al valle Somnus para que los humanos pudiesen dormir.

mercurio dios del comercio

El mito de Mercurio

Aunque Mercurio no fue considerado como una de las deidades especiales que nacieron tras el surgimiento de la ciudad y el Imperio, cuenta con un poder igual de especial que el de otros dioses.

Por ejemplo, Julio César llegó a predicar su figura entre Galia y Bretaña debido a que estaba considerado como la persona a la que le habían otorgado todas sus artes.

Era una manera también de equipararlo a otro dios, uno celta de nombre Lugh que bien podía haberse distinguido como una deidad del Sol o de la luz.

A su vez, existen similitudes entre Lugus y otra figura importante dentro de la misma mitología romana como fue Apolo.

Por otra parte, otro dios que fue relacionado a la figura de Mercurio fue uno de origen germánico, llamado Wodanaz. De hecho, escritos del siglo I hechos por Tácito, en lugar de compararlos, los identifican entre sí como una única figura de adoración.

Festividades en honor al dios de los viajeros

Mercurio no era considerado un dios primitivo y no tenía asignado un sacerdote como tal. Solamente se tomaba en cuenta el 15 de mayo para celebrar la Mercuralia.

Esta fiesta daba lugar a que los mercaderes pudiesen bañarse con el agua del pozo sagrado de Mercurio, el cual estaba en la Porta Capena y así recibir su gracia.

Epítetos de Mercurio

Los antiguos romanos colocaban una especie de apellido a los dioses para identificarlos bien conforme a sus diversas virtudes. Estos eran llamados epítetos y en el caso de esta deidad abundan tantos como la prosperidad que les otorgaba.

Entre los más importantes epítetos de Mercurio tenemos:

  • El Mercurio Artaios era una combinación con el dios celta, Artaios, protector de los osos y la caza.
  • En Mercurio Arvernus encontramos otra combinación con una deidad celta, Arverno, quien era principalmente adorado en Renania.
  • Mercurio Cissonius originado por la mezcla que tuvo con la figura celta, Cissonius, quien reinaba entre Colonia, actual Alemania y Saintes, conocida hoy como Francia.
  • Mercurio Moccus esyaba relacionado con la cacería de animales salvajes como el jabalí.
mercurio dios símbolo

Hijos de Mercurio

Alguno de los hijos que se mencionan en las leyendas son: Pan, Hermafroditos, Priapos, Lykos, Pherespondos, Pronomos, Eleusis y Autolycus.

Información del dios Mercurio en otras religiones

En sus formas más antiguas, Mercurio estaba relacionado con la deidad etrusca Turms, pero gran parte de sus características se tomaron prestadas del dios griego análogo Hermes. Asimismo, Mercurio contaba con un par de relaciones dentro de las creencias germánicas y celtas. Uno de ellos fue Lugus.

Por ejemplo, en una imagen donde se ve a un hombre con tres cabezas es posible confundirse entre Mercurio y este último dios celta. Además, se sabe que ambos guardaron cierta cercanía porque su poder giraba alrededor de la protección del comercio, aun cuando Lugus era considerado dios del sol. Esto también lo acercó a otro dios romano, Apolo. Pero todo tiene un motivo.

Cuando los romanos se encontraron con las tribus del norte europeo, pensaron que eran manifestaciones locales de sus propios dioses. Tal manera de interpretar la mitología extranjera fue llamada como ‘Interpretario romano’.

En el caso de Mercurio, fue quizás la figura mejor tomada por el Imperio. Se cuenta que el emperador Julio César lo consideró como el dios más popular en Galia y Bretaña, lugares donde era adorado por ser visto como quien inventó las artes.

Mercurio y Wodanaz

El ‘Interpretario romano’ también logró que Mercurio fuese relacionado con otro dios, Wodanaz. Tácito, escritor romano del siglo I, afirmó que ambos actuaban como uno solo, aunque este último fuese considerado dios principal por los germanos, y no solo con un don particular.

¿El dios celta?

En Bélgica se adoraba a Tongeren, figura con la que el dios del comercio romano fue relacionado. De hecho, la figura con los tres falos partió desde este lugar. Cabe aclarar que los adicionales estaban en su cabeza, justo donde estaría la nariz.

La razón de tal situación tan amorfa es que el número tres es considerado sagrado por los celtas. Tal imagen, entonces, hacía las veces como una estatua de buena suerte que prodigaba a la fertilidad.

El dios Mercurio en la actualidad

En honor a Mercurio se ha nombrado un planeta, un elemento e incluso una planta. Existe la poco famosa Mercurial, que requiere un trato especial debido a que tiene características volátiles, inestables y erráticas.

Esto en mención a los vuelos inesperados que Mercurio realizaba de un lugar a otro, según las historias heredadas del antiguo Imperio.

Si te ha gustado Mercurio, te puede interesar: Venus, la diosa del amor