Saltar al contenido

Plutón, dios del inframundo

pluton

Los romanos consideraban a Plutón como el dios del inframundo. Viene siendo el equivalente itálico del griego Hades, pero con notables características diferenciadoras, ya que el primero era considerado mucho más benigno que el anterior.

No obstante, además de un reflejo, alrededor de la figura de Plutón suelen haber ciertas confusiones, incluso, con su nombre. Etimológicamente, el nombre se confunde con el de otra deidad, Pluto, dios griego que era señor de las riquezas.

Hijo de Jupiter, o Saturno, y Ops, alrededor de su figura también se establece toda una serie de mitos y leyendas, como que Plutón fue una consecuencia colateral del invierno. ¿Quieres descubrir por qué? ¡Sigue leyendo!

El nacimiento y el invierno de Plutón

Plutón nació de la unión entre Jupiter, que era el dios de la agricultura, con la diosa de la fertilidad, llamada Ops.

A Plutón se le conoce, sobre todo, por haber provocado el surgimiento del invierno tras raptar a Proserpina, que era señora de la primavera. Además, era medio hermana de Plutón, pues había nacido de Jupiter y de la diosa Juno.

Según cuentan, Ceres acudió ante el padre de ambos para pedirle su ayuda. El dolor era tan grande que provocó que se olvidase de bendecir de fertilidad las tierras que tenía bajo su poder.

Poco a poco, lo verde se convirtió en gris y los parajes más vivos fueron secándose. Esta situación provocó tal hambruna que, a la larga, Jupiter tuvo que intervenir.

Pero Plutón no se la puso fácil. Para evitar que pudiese regresar al mundo de los vivos, decidió darle de comer a Prosperpina semillas de granada, las cuales eran venenosas.

Finalmente, hubo un acuerdo. La joven, diosa de la primavera, acompañaría a su madre por solo seis meses del año, provocando así la época de primavera- verano, pero luego regresaría de nuevo al inframundo con su esposo, provocando así el otoño y el invierno.

Templo de Plutón

El templo principal de Plutón está ubicado en el Tártaro. Desde aquí vela por el Estado y dicta las leyes más importantes.

Esta deidad cuenta con el apoyo de Mors, la muerte, que, como una especie de recolectora, va por las sombras ligeras para cosechar todo a su paso por la faz de la Tierra.

Por otro lado, otra cualidad que tiene este dios es ser sumamente respetado. Cada orden que da se cumple y los súbditos que tiene son incapaces de intentar algo en su contra.

Se le considera como uno de los tres dioses principales que tienen el control del planeta. Además, es el único con el poder de generar desobediencia e insubordinación.

Te puede interesar: Marte, el dios de la guerra romano

El culto hacia Plutón

El culto hacia Plutón tiene se daba principalmente en Roma. Era el único sitio que tenía “sacerdotes victimarios” en honor a este dios.

Plutón rapto de Prosperpina

Cada 20 de junio, estos tenían bajo su responsabilidad sacrificar animales de color oscuro como ovejas y cerdos, y en número par. Esta ofrenda se diferenciaba de la que recibían otros dioses, ya que el resto tenía números impares.

El cuerpo del animal escogido para la ofrenda se introducía dentro de un hoyo donde se recolectaba toda la sangre y se mezclaba con vino de las libaciones. Después, el cuerpo era incinerado.

Durante este oficio los sacerdotes no se cubrían la cabeza y siempre se recomendaba guardar silencio durante el procedimiento a fin de mostrar el debido respeto.

Sicilia y Plutón

Los sicilianos realizaban otro tipo de sacrificio. Cada año realizaban una ofrenda en la que dos toros negros eran inmolados en la fuente de Ciane, ya que se decía que justo ahí era donde se había producido el rapto de la madre de Plutón.

En el monte Soracte

Esta deidad compartía un templo en común con el dios Apolo, situado en el monte Soracte. Dentro también vivían los fálicos, que creían que debían adorarle debido al agradable calor que tenía el lugar y para conseguir tener un lugar privilegiado donde recibir los rayos del sol.

En Lacio

Adicional a este, se conoce que en Lacio y en los alrededores de Crotona Plutón estaba representado con el número dos.

Esto tuvo gran influencia en todo el Imperio, pues decidieron designar tanto el segundo mes del año como el segundo día del mes para la ejecución de sacrificios adicionales.

Representación de Plutón

pluton, dios del inframundo

La representación gráfica del dios romano Plutón le muestra como un hombre de espesa barba y un aire sumamente severo en la mirada.

Tiene por lo general un casco que, contaban, era un regalo dado por los Cíclopes. Pero, además de ser una ofrenda tan especial, el casco tenía el poder de hacerlo invisible.

En la frente cuenta con una corona de ébano. En algunas imágenes también se le puede ver con flores de narciso. En otras representaciones existe un Plutón sobre un carromato tirado por cuatro caballos de color negro.

Si se le encuentra en su trono, que suele ser de ébano o de azufre, es posible también observar en su mano derecha un cetro negro, una horca y un par de llaves.

Estas últimas son las de las puertas de la vida que se cierran cuando se llega a su reino.

Conoce a Febo, dios del sol ✅

Datos importantes de Plutón

  • Era considerado uno de los tres dioses de máximo control en todo el planeta.
  • Cada orden era cumplida a raja tabla.
  • Además de ser uno de los grandes dioses, era también considerado uno de los ocho elegidos.
  • Era el único representado con materiales preciosos como el oro, la plata y también el marfil.
  • Tenía un carácter calificado como justo, inflexible, pero a la vez, terrible.
  • También se creía que tenía poder sobre las riquezas y era visto como un benefactor.
  • Una estatua hecha por Epiménides muestra su lado más agradable. Está colocada en el templo de las Euménides.
  • Los animales que le representaban era el perro y los cuatro caballos negros.
  • La simbología de Plutón incluía el casco de piel de perro, el cetro y follaje de ciprés por ser oscuro y significar melancolía.
  • Fue visto como hermano de Júpiter y de Neptuno.
  • Gobernaba el inframundo, la tierra, las cosechas y los minerales.

Plutón tenía un aspecto oscuro y rudo. Vivía en el Tártaro, un lugar caracterizado por encontrarse la prisión de los condenados. A este sitio llegaban criminales para ser castigados.